31 de marzo de 2018

En palabras de la abogada y activista venezolana trans Richelle Briceño, "el derecho a existir es el principal problema que enfrenta nuestra población transgénera y transexual". Ser invisibles. Para el Estado y la sociedad, en un amplio margen, ser quien eres parece representar el fin del mundo, como si el simple hecho de existir les robara el sol, el aire, el agua, el espacio, el alimento o la vida misma.

Cotidianamente, nuestras personas transgéneras y transexuales desde muy temprana edad enfrentan multitud de situaciones complejas y violentas, en la mayoría de los casos nace en sus hogares donde los familiares marcan sus destinos, pues en medio de la inocencia de la infancia, cuando se desconoce el aparato de “valores” y “patrones a seguir”, no hay limitaciones para expresar libremente lo que sentimos que somos, hasta que llegan las miradas, los insultos, los golpes, y el repudio familiar les impone una emancipación forzada. Sin la protección familiar, ¿cual es la opción? ¿Cómo te sustentas? ¿Cómo estudias? ¿Cuál es tu expectativa en el mundo laboral? ¿Qué leyes te respaldan?

Ser quien eres no es un problema, la sociedad y sus dogmas son el problema. De allí insistimos en que no se resuelve la violación de derechos humanos, si lo vemos como un problema individual de quien es vulnerada, sino un problema macrosocial, de quienes nos vulneran con base en “principios” establecidos en el sistema binario de la trilogía sexo-género-roles.

La transfobia, la misoginia, el sexismo, el odio son un problema, resguardan y sostienen estructuras de poder desigualitarias donde la Ciencia y el Derecho y el sistema socioeconómico están en tela de juicio. Además promueven el acoso escolar, obstaculizan la inserción laboral e inhiben la participación social plena de parte de la ciudadanía.

Las personas transgéneras y transexuales tampoco son un diagnóstico, no sufren de disforia, sufren de incomprensión por prejuicios ajenos. Son personas que buscan su felicidad, defienden su esencia y en definitiva son extraordinariamente valientes al levantarse a exigir una existencia digna, pues cuando

- no se te permite expresar lo que eres a menos que sea en función de lo que está predestinado según los genitales con que naces (cómo sentarte, vestirte, agacharte, llevar el cabello, caminar, qué juguetes y juegos usar, profesión u oficio a ejercer, baño usar, qué servicio médico solicitar: ginecólogo o urólogo?);
- el interés se centra en lo que tienes entre las piernas o en cómo ejerces tu sexualidad en lo íntimo, atado a la idea de que un pene te hace hombre y una vagina te hace mujer y esto a su vez determina a quien debes amar; - debes vivir con culpa, miedo o vergüenza porque descubran en casa, el aula, la calle o el trabajo quien eres, y eres objeto de injurias o chistes y no seas reconocidx como tal;
- expresar quien sientes que eres puede causar dolor a tus familiares y personas queridas, y las únicas salidas son aislarte, llevar una doble vida o el suicidio;

se menoscaba tu derecho a la libre determinación y libre desenvolvimiento de la personalidad, se extirpa tu humanidad, tu dignidad y en consecuencia, el derecho a la vida digna, a la libertad, a la salud integral (física, mental, emocional y espiritual), a no ser sometidx a tratos crueles inhumanos y degradantes, a una vida libre de violencia, a no ser esclavizado, a la vida privada, honor y reputación, así como a la libertad de expresión, pues expresar lo que sientes que eres no entra en el ámbito de lo privado, como piensan quienes sienten incomodidad frente a esta realidad, es definitivamente parte de este derecho.

Si bien el sistema educativo, legislativo, judicial, sanitario, comunicacional, entre otros, tienen el significativo compromiso de manos del Estado, de avocarse a proyectar no un “modelo de sociedad ideal” sino la que se tiene, la real y que no cesa de evolucionar, con base en el respeto a la dignidad de toda persona, hoy, Día Internacional de la Visibilidad Transexual, invocamos a los corazones y conciencias de la gente común, llena de amor y sabiduría, que sabemos abundan, a revisar los espejos en sus caminos, ¿cómo se ven? ¿se quedan en la orilla viendo de lejos la caída en el abismo de estas personas? o ¿nos sumamos a derribar las barreras levantadas para definir el límite entre quienes asumen o no el riesgo de ser y existir con dignidad y libertad?
AC Venezuela Igualitaria
Publicado por Venezuela Igualitaria El 31 de marzo de 2018 Sin comentarios Leer todo

21 de marzo de 2018

El próximo 18 de abril de 2018 desde las 8am y hasta la 1pm, en el Centro Cultural Parque Central, Sala Antonieta Colón en #Caracas, se llevará a cabo el “Taller LGBTI para Medios Sin Prejuicios” dirigido especialmente a profesionales y estudiantes de comunicación social, publicidad y afines, quienes tienen en sus manos la tarea de informar y comunicar.

El taller dictado por Giovanni Piermattei, presidente de AC Venezuela Igualitaria en compañia de la Periodista Aragueña María Sánchez, abordará la discriminación y la lucha por la igualdad, su conceptualización y los hechos, desde la mirada de quienes se resisten a sobrevivir y anhelan vivir con dignidad y sin miedos, partiendo de reconocer la importancia de los medios en la generación de opinión pública y como corresponsables de la transformación social que el país necesita.

Les invitamos a este espacio de debate, de toma de conciencia, donde se brindarán orientaciones sobre cómo utilizar un lenguaje "políticamente correcto" al abordar temas que afectan a grupos vulnerables, como la población de #gays, #lesbianas, #bisexuales, #transgéneros, #transexuales e #intersexuales (LGBTI), advirtiendo la violencia existente en las palabras e imágenes, incluso en el silencio, y apuntando a la necesidad de anteponer la responsabilidad social y el profesionalismo por encima de los prejuicios sociales personalísimos, minimizando el riesgo de ser emisores de mensajes de odio, estereotipando o estigmatizando personas, para ir deconstruyendo imaginarios sociales y abrir camino a nuevos imaginarios que profundicen caminos de paz y de respeto.

Síguenos en Twitter e Instagram por @ve_igualitaria
Publicado por Venezuela Igualitaria El 21 de marzo de 2018 Sin comentarios Leer todo

Mucha ha sido la bulla que se ha hecho en torno a las recientes declaraciones del pastor Evangélico Javier Bertucci, como candidato a las elecciones presidenciales en Venezuela 2018, en torno al tema de las demandas de la población LGBTI y el Aborto.

A pesar de desestimarle como promesa electoral y desde el merecido respeto que merecen los dogmas religiosos de la cristiandad venezolana, no desconocemos el peligro que enfrenta Venezuela ante el supuesto negado de su triunfo y la impostura de un gobierno fundamentalista teocrático.

En primer lugar es importante rescatar el significado que tiene el “hacer política” que es el de procurar a través de acciones, el beneficio de grupos ciudadanos, que en el caso de la política de Estado abarca a toda su ciudadanía, lo cual para un Pastor que incursiona en el mundo de la política de Estado está muy lejos de ofrecer, pues su agenda es moral y no técnica. Una cosa es movilizar gente en torno a una fe compartida y otra ser gestores de ciudadanía en cuanto a economía, seguridad, salud, etc., donde no tiene nada que ofrecer, lo cual deja en evidencia cuando declara que no aprobaría el Matrimonio Igualitario porque “Los niños no pueden tener mamá-mamá o papá-papá", desconociendo, en primera instancia la realidad, pues ya existen hijos e hijas de dos mujeres o dos hombres (trans y cisgénero) y por otro lado que existe un sistema de derechos humanos que no puede obviar sin preguntarse “alto quien vive”, pues al sostener al margen de la ley la realidad cuestiona su supuesto ánimo de forjar un cambio para todas las personas.

Por otro lado, así como hay variedad de feminismos, o formas de activismos LGBTI, la cristiandad venezolana está esparcida en una población mayoritariamente católica seguida de la evangélica, entre otros, pero que también están fragmentados en otros más pequeños, unos conservadores otros más tolerantes, aunque católicos y evangélicos puritanos se dan la mano en estos temas de discriminación. Con esto queremos aclarar que no todos los frentes cristianos son frontalmente excluyentes de la diversidad y el valor del respeto a los derechos humanos universales.

No es posible hablar del tema sin enfatizar en la laicidad del Estado venezolano, a pesar de las incongruencias notables en acciones y discursos de funcionarixs públicos de distintos rangos (donde el mismo Presidente es partícipe) aludiendo a asuntos vinculados a la fe y haciendo misas, por ejemplo, el Artículo 59 de la CRBV es determinante, cada quien a lo suyo. No se debe mezclar la religión con la política y menos el Estado con la Iglesia. Es muy peligroso que este pastor quiera llegar a la presidencia mintiendo por una parte (llamándose Laico) y por otra imitando al pastor de Costa Rica vendiéndose como una promesa de Dios, porque definitivamente instauraría una forma de dictadura sin mayores diferencias las establecidas por fanáticos religiosos musulmanes, que nos conduciría a sociedades como las grandes teocracias islámicas fundamentalistas que asedian, se condena con prisión y hasta con la muerte a las personas LGBTI.

El pastor Bertucci además es dueño de su iglesia, es un empresario que se ha visto rodeado de evasión de impuestos en paraísos fiscales, no hablamos de una persona pobre, con intereses mucho más particulares que sociales, aspira una posición de poder, para dominar a la gente a partir de la fe, para conspirar y forjar un gobierno más corrupto y fascista, tal como administran el negocio de la fe de sus creyentes, manipulados con la idea de que cuanto más dinero tienes más bendecido por Dios estás, nada más distante de los valores del cristianismo primitivo, que apuntaban más al colectivismo. Pues con su dinero e influencia compran y construyen más iglesias, estadios y medios de comunicación, el arma más poderosa de dominación.

Votar por este candidato es votar en contra de la paz, la igualdad, de los derechos de las minorías, y un retroceso civilizatorio, vendiendo un discurso próvida, profamilia, pero solo para algunas vidas y para algunas familias, la que encajan en sus modelos, en un perfil construido desde su propia interpretación de lo que llaman valores cristianos. Finalmente no queremos dejar por fuera que no hay registro en los evangelios canónicos de Jesús refiriéndose a la homosexualidad, pero sí lo hay de cuando impidió que apedrearan a una mujer adúltera —si hablamos de asuntos sexuales— con su frase lapidaria: quien esté libre de pecado que lance la primera piedra (Juan 8:1-11); entonces, si Jesús hizo un nuevo pacto que deroga las leyes de Moisés, donde sí se establece pena de muerte para las mujeres adúlteras y para los homosexuales, ¿por qué este cristiano evangélico no sigue las pautas de Jesús? Jesús dio el nuevo mandamiento del amor: amarnos unos a otros como a nosotros mismos, y mira que los homosexuales lo hacemos al pie de la letra.

Sin embargo, el mismo Pablo de Tarso, un judío que no conoció a Jesús y quien incorporó textos machistas y homofóbicos en el nuevo testamento, dijo en su carta a la iglesia de Galacia:
Gálatas 3:28

Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús

que es el principio que están aplicando iglesias evangélicas luteranas en Alemania, por ejemplo, para abrir sus puertas a la cristiandad homosexual, que también existe, haciendo servicios o misas evangélicas pidiendo por el respeto a los derechos humanos: ese es el tipo de cristianismo que saludamos, uno que sea coherente con los mandatos de Jesús y, por tanto, respetuoso de las leyes humanas, en el caso de Venezuela, el art. 59 de la Constitución.
Publicado por Venezuela Igualitaria El Sin comentarios Leer todo

26 de febrero de 2018


El próximo 28 de febrero a las 9am se invita a una concentración frente al Tribunal Supremo de Justicia en la Av. Baralt con el propósito de exigir un pronunciamiento oportuno respecto de la demanda introducida por las asociaciones civiles Divas de Venezuela y Venezuela Igualitaria el pasado 6/04/2017.

La demanda por el derecho a la identidad de género autopercibida de las personas Transgéneras y Transexuales en manos de la Magistrada Carmen Zuleta de Merchán, fue admitida en Sentencia Nº 399 de fecha 1/6/2017 y el 6/11/2017 se celebró una audiencia pública oral con presencia de expertas en el área de salud mental, luego que Venezuela Igualitaria hiciera la petición de No patologizar el proceso exigiéndoles informe médico, psicológico y psiquiátrico a quienes demandan el derecho a la identidad auto-percibida.

Asimismo, Venezuela Igualitaria solicitó:

- se considere la demanda como de derechos supraindividuales, colectivos y difusos y de orden público, pues lo que se solicita es la protección de los derechos humanos no solo de quienes demandan sino de las miles que en Venezuela protagonizan procesos discriminatorios por el mismo motivo.

- Se definan las diferencias entre sexo, género e identidad de género, y en función a lo establecido en la Ley Orgánica de Registro Civil, en su Artículo 146, decidir que la carga de pruebas sea canalizada frente a los registros civiles.

La abogada Richelle Briceño, quien lleva la causa, invita a nuestras mujeres y hombres trans, activistas gays, heterosexuales, bisexuales y lesbianas de las distintas ONGs y movimientos sociales que hacen vida en Venezuela y todas aquellas personas que apuestan a una cultura de paz y de inclusión plena, que reconocen la discriminación como una forma de violencia, a que asistan masivamente y con su presencia contribuyan a la construcción de un país de igualdad de ciudadanía con iguales derechos y reivindicadas en las diferencias!
Publicado por Venezuela Igualitaria El 26 de febrero de 2018 Sin comentarios Leer todo
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram

Publicidad