10 de julio de 2014

El 29 de junio, bajo el nombre de “La Sexodiversidad Colectivos de Paz” se llevó a cabo la Marcha del Orgullo LGBTI 2014 en Caracas, organizada por la AC Orgullo GLBT y Bases Lésbicas Fundación, en la cual se estima que participaron más de 20 mil personas y que tuvo como ruta Parque Miranda-Asamblea Nacional.


Como consecuencia de las infructíferas discusiones previas a la marcha entre los mencionados colectivos (organizadores de este evento durante los 14 años que se han venido desarrollando), y otros movimientos sociales (Ejército Emancipador, AC Divas de Venezuela, Diversidad UBV y Venezuela Igualitaria), que tenían como objeto garantizar un mayor y positivo impacto en cuanto al contenido reivindicativo, para así visibilizar las demandas reales de la comunidad sexodiversa, la multitudinaria manifestación careció casi por completo de pancartas, carteles y consignas alusivas a las exigencias que las personas gays, lesbianas, bisexuales, transgéneros y transexuales e intersexuales hacen al Estado venezolano.

Era trascendentalmente importante que la marcha y los discursos estuvieran orientados a solicitar se iniciara el debate del Proyecto de Ley de Matrimonio Civil Igualitario introducido en la Asamblea Nacional el 31 de enero de 2014, siguiendo las formalidades que exige la Constitución y las Leyes de la República, pues es el primer proyecto de Ley introducido al Poder Legislativo en la historia del país por la comunidad sexodiversa organizada además de contar con el respaldo de 47 organizaciones y 21 mil firmas recogidas en todo el territorio nacional.


Un caso similar sucedió en el estado Zulia, específicamente en la ciudad de Maracaibo, donde a pesar de que la convocatoria para la marcha desarrollada el domingo 6 de julio se hizo con el eslogan “Amar debe Ser Legal” creado por el artista gráfico Daniel Arzola para la AC Venezuela Igualitaria y su campaña a favor del Matrimonio Igualitario, tampoco hubo presencia de pancartas ni carteles, salvo los de la organización Ciudadanía Diversa y Venezuela Igualitaria. La marcha de Maracaibo transitó por espacios no residenciales, casi nadie podía ver lo que sucedía, tampoco hubo discurso ni presencia de medios de comunicación y se nos condujo a todos y todas a concluir la marcha “celebrando” en una Disco de la ciudad; promoviendo irracionalmente a que sigamos auspiciando los guetos como único recurso de liberación de nuestras humanidades, y encadenando a nuestra gente a la ignorancia de cuál es el verdadero fin de este tipo de manifestaciones: Exigir derechos.

Distinto fue el caso de la Marcha organizada por AXA Activistas en el estado Carabobo el pasado domingo 6 de julio “Por el Matrimonio Civil Igualitario”, la cual estuvo marcada por un discurso claro, conciso, solicitando igualdad e inclusión plena, derecho a la no discriminación y al libre desarrollo de la personalidad y cuyos participantes fueron ingeniosos y espontáneos en la elaboración de afiches y pancartas.


Desde luego, y a pesar de los intentos por parte de ciertos colectivos de invisibilizar las verdaderas luchas reivindicativas de nuestra comunidad, el clamor a que se discuta el Proyecto de Ley de Matrimonio Civil Igualitario se escuchó en las tres marchas, demostrando así que el derecho al matrimonio es una demanda popular y no de un pequeño grupo como algunos “voceros de la comunidad sexodiversa” lo quieren hacer ver. La presencia de Venezuela Igualitaria, promotores principales del mencionado Proyecto de Ley fue crucial en la visibilización de la lucha especialmente en Caracas y Maracaibo, donde algunos colectivos manifestaron su negativa de ir, por sentir que el objeto de las mismas eran contrarias a los intereses reales del colectivo.


Es importante entender que la ausencia de colectivos tanto en Caracas como en Maracaibo no fue una respuesta acertada. Entregar los espacios políticos no era la mejor alternativa ante la posible negociación de nuestros derechos entre algunos pequeños grupos y quienes tienen el poder de responder a las exigencias de la comunidad. Abandonar estos espacios es hacerle el juego al patriarcado y al capitalismo y al sistema opresor que históricamente nos ha robado derechos fundamentales estigmatizando y segregando a gays, lesbianas, bisexuales, transgéneros, transexuales e intersexuales en Venezuela.

En este momento histórico debemos ver más allá, ser racionales, ingeniosos para lograr nuestros objetivos. En espacios donde nuestras voces pretendían ser apagadas era estratégico pensarnos cómo factores de disidencia hacia quienes juegan con los derechos de nosotros y nosotras para garantizar beneficios individuales.

Finalmente,  debemos reconocer que, como activistas, nuestras palabras tienen gran poder, por lo que llamo una vez más a la conciencia de quienes dicen sentirse segregados, neutrales en cuanto ideologías políticas, pero con sus “bien intencionados” discursos solo esgrimen la misma espada que nos aplasta, menoscabando el trabajo de las personas que sí creemos y trabajamos por una Venezuela igualitaria ya que enfatizar aspectos negativos sobre las marchas del orgullo LGBTI solamente crea una matriz de opinión en contra del propio evento que no aporta nada a nuestra lucha. La dignidad no tiene matices y hay que saber usar las palabras positivamente, ya basta de jugar a ser valientes, ¡Seamos valientes y ya!. 

Equipo de la Asociación Civil Venezuela Igualitario
Contacto: matrimonioigualitariovzla@gmail.com

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/Vzla_Igualdad
Publicado por Venezuela Igualitaria El 10 de julio de 2014 Sin comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram