9 de diciembre de 2016

El día 7 de diciembre, en el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos (10 de Diciembre), introdujimos el cuarto recurso ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, esta vez es la "Demanda Popular de Nulidad por Inconstitucionalidad del Artículo 565 del Código Orgánico de Justicia Militar venezolano".

Esta demanda obedece a que el artículo en cuestión, que se encuentra en el Libro Segundo, Título III denominado “De las Diversas Especies de Delito”, Capítulo VI denominado “De la Cobardía y otros Delitos contra el Decoro Militar”, expresa textualmente:

“El oficial que cometa actos que lo afrenten o rebajen a su dignidad o que permita tales actos, sin tratar de impedirlo por los medios autorizados por la ley, será penado con prisión de uno a tres años y separación de las Fuerzas Armadas.

La misma pena se aplicará a todo militar que cometa actos sexuales contra natura”.

Sancionando como delito el tener relaciones homosexuales consensuadas por parte de oficiales militares, considerándoles hechos que “lo rebajen en su dignidad o lo afrenten”, lo que no sólo requeriría de una acción perceptiva de la “conducta” que se reprocha, sino que la misma debe quedar claramente establecida y probada procesalmente, lo que, a través de distintas decisiones, ha dado pie para la persecución institucionalizada a las personas con una orientación sexual a personas del mismo sexo, lo cual a todas luces lesiona lo establecido en el Artículo 60 de la Norma Suprema, respecto al derecho a la protección de su honor, vida privada, intimidad, propia imagen, confidencialidad y reputación, así como del derecho al libre desenvolvimiento de la personalidad, a la igualdad ante la Ley, y a la no discriminación previsto en los Artículos 20 y 21 de la CRBV, contrariando los principios fundamentales del Estado Democrático como lo son el derecho a la vida, la libertad, la justicia, la democracia y la preeminencia de los derechos humanos, así como sus fines esenciales definidos como la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad.

La posición de AC Venezuela Igualitaria es que los derechos humanos no dependen de posición económica, de ideologías, de credos, de sexo, género, color de piel, origen étnico, orientación sexual, profesión, oficio, identidad de género, expresión de género, ni ninguna otra característica, rasgo propia de la personalidad.

Los derechos humanos, son humanos, son de las personas, de todas, sin excepción, son la garantía del ejercicio de una vida plena, digna y no dependen de la percepción que individualmente podamos tener, por lo que es inconstitucional imponer la heterosexualidad obligatoria a un ciudadano o ciudadana por ejercer funciones como oficial militar, forzándole a negar su propia sexualidad por considerarse, que al ser contra hegemónica, estaría cometiendo actos “contra natura”, definiéndola como perversa, enfermiza, anormal, indecente e inaceptable, y que además tal característica, propia y fundamental de la naturaleza humana, sea imputable como delito, invadiendo y vulnerando su dignidad, su desarrollo como persona y su voluntad individual.

#SerHomosexualNoTeHaceCobarde
#SerHomosexualNoEsIndigno
#LaHomosexualidadNoEsUnDelito
#SerValienteNoDependeDeTuSexualidad
#SerHomosexualNoEsIndecoroso


Ver documento completo aquí: https://goo.gl/ep0k2x

Síguenos en Twitter e Instagram por @VE_Igualitaria
Publicado por Venezuela Igualitaria El 9 de diciembre de 2016 Sin comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram

Blog Archive