6 de febrero de 2017

Cuando nos tropezamos (como con una piedra) con un escrito como el publicado el 3 de febrero por el diario NotiTarde en su edición @webnotitarde, la primera reacción es desconocer la ética y el profesionalismo de quien lo escribe, que como muchxs “periodistas”, recibieron un título universitario por acudir a la universidad, pero no se formaron para asumir su rol de comunicadores y agentes de transformación social, pues cada palabra, muestra su verdadera identidad: superficialidad, miedo y odio hacia seres humanos que como todos merecen ser tratados con dignidad y respeto, así como a sus familiares y amistades.

Desde el mismo titular “Murió el más famoso transformista venezolano”, se deja colar una serie de adjetivos calificativos que expresan la transfobia arraigada, a su vez patrocinada por el ya mencionado diario carabobeño, señalando como un “el” y “transformista” a una mujer transgénero víctima de una sociedad que no está a la altura de su empeño en ser y existir en concordancia con su naturaleza femenina a pesar de las imposiciones sociales que la condenan a castrar su esencia, a mutilar su dignidad, para salvaguardar al sistema.

El artículo barato de este pésimo ejemplo de periodista, consistentemente emite juicios de valor sobre una ciudadana venezolana, con ánimos claros de inhumanizarle, soportar el estigma y discriminarla:

“Con él más de un hombre se equivocó” tratándole en masculino, y como si quienes en vida la buscaron para complacer sus deseos sexuales desconocieran que la mujer que llevarían a sus brazos correspondía al género de mujeres que nacieron con una genitalidad asociada por imposición científico-social al género masculino. “Las mujeres ambicionaban tener un semejante cuerpo” segregando su purulenta ignorancia nuevamente sobre su género, que no impacta únicamente sobre la recién occisa y sus familiares sino sobre una cantidad de personas que hoy día se confrontan a una cultura de exclusión arraigada en el miedo. “Entre los gays se le consideraba una celebridad” apartando de inmediato su propia humanidad de la de aquellos y aquellas personas gays, con el artículo determinado “los” para dejar claro que ella se refiere a nosotrxs desde la distancia, no es ella parte de esta diversidad sexual que existe y clama por respeto y dignidad en el mundo entero.

“Su cuerpo y su rostro no siempre fueron el de una mujer, aunque nunca lo pudo ser.”, como si para ser mujer se requiriera de la aprobación médica o social y no su propia autodeterminación.

Aprovechamos de hacer un nuevo llamado a quienes se forjan en esta carrera en nuestras universidades, a quienes se abren camino en el mundo de la comunicación social en diarios, televisión, radio y redes sociales a que recuerden que nuestra Constitución desde su artículo 3 garantiza la protección de la persona humana y el respeto a su dignidad y que nuestras organizaciones, están a la orden para orientarles en cómo deben abordar estos temas, para evitar ser expuestos como verdaderos portavoces del odio, la segregación y la ignorancia a la hora de hacer una reseña pública que más allá de herir y humillar a terceros dejan evidencia de la estupidez homo-bi-transfóbica de quien las firma.

Nota: en el directorio del diario en linea (http://www.notitarde.com/Editorial/Directorio/) aparece como editora @PiedadYletras cuyo verdadero nombre es Karen Grisel Mendoza, quien niega trabajar para el diario y en consecuencia ser responsable del mismo. Ver artículo de Notitarde AQUI
Publicado por Venezuela Igualitaria El 6 de febrero de 2017 Sin comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram