2 de enero de 2015

El año 2014 fue especialmente un año lleno de desafíos, logros importantes, pero también fue un año en el cual el poder legislativo le dio la espalda una vez más a millones de venezolanos que tenemos una forma de amar diferente.


Es irresponsable asumir el año 2014 como un año perdido, sin avances o de estancamiento. Este ha sido un excelente año para la reivindicación de los derechos humanos de las personas gays, lesbianas, bisexuales, transgéneros, transexuales e intersexuales (LGBTI) en Venezuela, a pesar de que para quienes hemos puesto el mejor de los empeños en alcanzar el apoyo en el seno de la Asamblea Nacional, la misma decidió, a través de sus Diputados, ignorar un proyecto de ley introducido por iniciativa popular.

Comenzamos el 2014 con la entrega del primer Proyecto de Ley que busca reconocer la igualdad de derechos para las parejas conformadas por personas del mismo sexo y/o género. Un proyecto  elaborado por la misma población LGBTI organizada, y cuando decimos organizada es que por primera vez en la historia de Venezuela  47 organizaciones, movimientos sociales y colectivos de la comunidad sexodiversa se unieron con un propósito común y concreto, que se hizo eco en todos los estados del país. Unidos y unidas trabajamos en un proceso histórico de recolección de firmas para entregar, repito, el primer proyecto de ley,  por Iniciativa Popular (Artículo 204 CRBV).

La visibilización de la comunidad sexodiversa venezolana tuvo buena cobertura mediática tanto en prensa, como en radio y televisión nacional y regional, sin contar con los medios electrónicos en donde especialmente fue masiva la cobertura del tema. El Proyecto de Ley de Matrimonio Civil Igualitario no dejó de ser noticia desde enero hasta diciembre gracias al esfuerzo de muchas organizaciones y particularidades que de forma organizada y evitando al máximo que se convirtiera en una contienda entre partidos políticos, condujeron la lucha a favor del derecho a la no discriminación y a la dignidad humana, entendiendo que debe ser la bandera de todos y su alcance abriga a todas las personas.

Lamentamos la falta de valentía y de apoyo de los poderes públicos, postergando la discusión de un tema de derechos humanos, especialmente cuando Venezuela ejerce roles importantes en espacios como el Mercosur donde hay avances referenciales para el mundo entero en materia de derechos igualitarios y es miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.  

Lamentamos la pérdida de Giniveth Soto, a pesar de la fuerza que otorga a la causa la situación visible de vulnerabilidad en la que se encuentras millones de familias venezolanas, por no ajustarse a la norma infértil que sigue impregnando nuestro sistema legislativo y que arrastra a una sociedad entera a un sistema sexista y machista ajenos a la ideología socialista, progresista y revolucionaria que proclama el partido de gobierno desde hace más de 15 años.

El 2015 es un año de consolidación de alianzas, de acciones planificadas y bien estructuradas, de compromiso consensuado y de énfasis en alcanzar el sueño de una Venezuela Igualitaria.

Publicado por Venezuela Igualitaria El 2 de enero de 2015 Sin comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram