11 de agosto de 2014

En cuanto al triste y terrible caso de asesinato de una joven modelo en el estado Lara hace pocos días, es importante que la comunidad organizada sexodiversa le haga frente a la manera en que se le está dando cobertura desde los distintos medios de comunicación, pues la conducta criminal del joven nada tiene que ver con su orientación sexual y que justamente lo más trascendente de este hecho, es ver como la represión social impuesta por un sistema heteronormativo obliga a sus ciudadanos y ciudadanas a reproducir un modo de ser en lo sexual, generando un punto ciego que no nos permite ver la barbarie que ella misma desata y podría despertar en algunos casos los más bajos instintos de la expresión humana.
En este sentido, es imperativo continuar trabajando en el proceso de la construcción de una Venezuela más igualitaria, más justa y más equitativa donde a través de leyes, normas y políticas públicas concretas se apunte hacia la transformación de valores socio-culturales transversalizando nuestro sistema educativo, para entender mejor las dimensiones de la sexualidad humana, así evitar este tipo de situaciones que promueven el odio y la estigmatización de seres humanos por el simple hecho de romper con la hegemonía heterosexista, sexista y machista.

Aprovechamos para hacer un llamado a los directivos de CONATEL y del MPPRIj para que tomen medidas en materia de asumir con la misma dignidad las investigaciones y las informaciones vinculadas con la comunidad de gays, lesbianas, bisexuales, transgéneros, transexuales e intersexuales (LGBTI) para dar respuesta efectiva con igualdad y justicia y no sigamos contribuyendo en la siembra del odio y la discriminación dentro del imaginario colectivo.  

Casos como el de Gaby, de 31 años de edad, transexual, hallada muerta hace una semana en las inmediaciones del hospital materno infantil de Caricuao, cuyos familiares sólo recibieron la colaboración de Protección Civil para su búsqueda y recuperación, y no recibió la extensiva cobertura mediática, quedan invisibilizados y muestran como a pesar de que el Estado Venezolano prohibió en 2010 la discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género por parte de los cuerpos de seguridad del Estado en su resolución 185 del MPPRIJ, continúa siendo eje que motoriza las investigaciones,la relevancia del caso frente a los prejuicios de los funcionarios y funcionarias, además de brindarle mayor atención a un caso por sobre el otrocon la simple intención de apuntar o señalar la orientación sexual del sujeto criminalizando adicionalmente su sexualidad por presuntamente no corresponder a la heterosexual y se minimiza cuando la víctima es parte de la comunidad LGBTI.

Giovanni Piermattei
AC Venezuela Igualitaria

Hanays Montaner
Fundación Amanecer Humano

Ver fuentes:

Publicado por Venezuela Igualitaria El 11 de agosto de 2014 Sin comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram